Laboratorio de Criminalística y Ciencias Forenses brinda un adecuado servicio en Medicina Legal

Guayaquil.- Si una persona pierde la vida de manera violenta o si la causa de muerte no está clara, será trasladada al nuevo Laboratorio de Criminalística y Ciencias Forenses, ubicado en la avenida Rodríguez Bonín y Barcelona, en el sur de Guayaquil, donde se realiza la necropsia de Ley. Sus familiares deberán acudir hasta estas instalaciones para realizar los trámites mortuorios, donde son recibidos en mejores condiciones que antes, cuando Medicina Legal se encontraba detrás del Cuartel Modelo.

Jorge S., quien llegó la mañana de este miércoles para retirar el cadáver de su suegra, indicó que este edificio es más equipado y amplio que el anterior. “Esperar a que le hagan la autopsia no fue un problema. Nos entregaron el formulario de defunción en poco tiempo y nos fuimos a la funeraria en menos de una hora”.

Proceso legal

Este inicia cuando el personal de la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased) transporta el cuerpo hasta el Laboratorio de Criminalística y Ciencias Forenses, donde a su llegada se registra la hora. Luego es ingresado al Bloque A, donde están los cuartos fríos, que son instalaciones construidas específicamente para la conservación de un cuerpo.

En este lugar lo recibe el disector, es decir el médico que se encargará de realizar el procedimiento, mediante el cual se investigará y determinarán las causas de la muerte. Para este fin existe un galeno de turno las 24 horas del día.

En caso de tratarse de una muerte violenta, el cadáver es trasladado a la sala de preparación, donde agentes de la Policía de Criminalística verificarán las heridas que presenta, como parte del trabajo técnico que ejecutan en cada caso.

Si una persona pierde la vida de manera violenta o si la causa de muerte no está clara, será trasladada al nuevo Laboratorio de Criminalística y Ciencias Forenses

Atención a familiares

Cuando los seres queridos de los fallecidos arriban al lugar, reciben orientación y son acomodados en una sala de espera, donde personal del centro forense les solicita su cédula de identidad y la de la víctima. En el libro de registro se anota datos como nombres y apellidos del fallecido, edad, sexo, nacionalidad, lugar donde se registró el levantamiento del cadáver, unidad policial que intervino, nombre del Fiscal que actuó y el registro de las pertenencias con las que ingresó el cadáver.

Una vez realizada la autopsia, el médico legista realiza la recepción y se reúne en un consultorio con los familiares, a quienes les entregará el formulario de defunción general con la información de la causa de muerte.

Finalmente, el personal de la institución registra la salida del cadáver con los siguientes datos: médico que realizó la autopsia, fecha y hora, causa de la muerte, firma del familiar que retira el cuerpo, nombre de la funeraria y placas del vehículo que retira el féretro.

Posteriormente, los familiares deben acudir a la Fiscalía del Guayas, ubicada en la avenida De Las Américas, al norte de Guayaquil, para solicitar la orden de inhumación y la de traslado, en caso de que el sepelio se realice en otra ciudad. Los papeles también deben estar sellados por el Ministerio de Salud. Los trámites finalizan cuando los datos del fallecido son ingresados al Registro Civil. Fuente: Ministerio del Interior


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − uno =